viernes, 19 de julio de 2019

INTERESTELAR Sobre el papel de ser padres y el amor



"Cuando eres padre, tienes clara una cosa. Y es que quieres que tus hijos se sientan a salvo. Y eso no pasa por decirle a una niña de diez años que el mundo se va a acabar..." Joseph Cooper


INTERESTELAR de Christopher Nolan, protagonizada por Matthew McConaughey como Joseph Cooper, Anne Hathaway como Amelia Brand y el reparto de Jessica Chastain, Michael Caine, Matt Damon y McKenzie Foy.. es en mi humilde criterio, la mejor película de ciencia ficción de las últimas décadas, después obviamente de 2001 A SPACE ODISSEY de Stanley Kubrick, (que punto aparte pienso  en algún momento, escribir una entrada sobre esta película que nació originalmente, con un cuento corto llamado EL CENTINELA  del no menos recordado Sir Arthur Clarke). Interestelar, concebida por Jonathan Nolan, hermano de Christopher Nolan, contó por cierto, con la  participación ejecutiva y científica del ganador del premio nobel de física Kip Thorne, (por su contribución a la detección de las ondas gravitatorias del proyecto LIGO) lo que la convierte de forma inmediata en una de las que mejor se ajusta con fidelidad a las teorías científicas  reconocidas en la actualidad, sobre todo en lo que respecta a los aspectos contemplados en la relatividad general de Albert Einstein, sobre las relaciones del espacio-tiempo y la gravedad.  Fue estrenada en el 2014, hace ya cinco años, pero a pesar del tiempo pasado, como los buenos vinos, se ha ido decantando y al verla en mi quinta ocasión, siempre encuentro detalles y correlaciones, aspectos nuevos que me refieren con la vida diaria....recuerdos y reflexiones que afinan esa visión de mundo y ese futuro que en un principio apunta con pesimismo hacia nuestra extinción y que al final, se revela brillante y lleno de esperanza.

Para construir un primer fotograma que nos lleve a través de estas reflexiones, en una primera instancia, versare sobre la familia y nuestros seres queridos.a través de una simple pregunta: cuál sería para una persona su recuerdo más lejano?...que sería lo primero que llegaría a su mente?, para mi caso particular, más que recuerdos, son sensaciones... quizás sería el arrullo de mi madre o tal vez, la respiración y el abrigo de sus abrazos; pero si me refiero estrictamente a un recuerdo, entonces, sin duda  sería mi sombra proyectada sobre la arena, una mañana soleada mientras iba feliz, camino a la escuela donde mi mama impartía clases como profesora. Me causaba mucha ilusión ver cómo esa sombra corría y se desplazaba sutil y rápidamente sobre piedras, charcos, papeles tirados, polvo, ramas pequeñas, hojas y piedras...me imaginaba que era un viajero del espacio y sobre mi brazo extendido...al final de mis pequeñas manos, encontraba enlazada, la mano de mis madre sosteniendo la mía, vigilante sobre mi andar y transmitiendo como la electricidad sobre un cable...la seguridad de su protección; corría tal vez el año de 1976 y tendría alrededor de cuatro añitos.  Hoy, imbuido con el sentimiento que evoca ese  recuerdo en mi pensamiento, veo las fotos del álbum familiar, típico de mi generación...veo a mi familia cambiar con el tiempo, veo a mis padres y hermanos, primos, tíos, abuelos y tatarabuelos...tantas vidas juntas...unas se han ido y otras aún junto a mi, doy gracias por cada uno de esos momentos y aprecio mucho esa tecnología que hizo posible, congelar en el tiempo, en un pedacito de papel o un archivo digital...el reflejo de mil trillones de fotones, con el color, la luz y la  información necesaria para construir una imagen de esas personas que tanto queremos. Una forma de persistir en el tiempo quizás a través de esos instantes ya sea en forma de un viejo papel o en la forma de un recuerdo... hilvanado todo  a través del fino hilo del  amor.

Por otro lado, en un segundo fotograma de esta mini-pelicula..sobre nuestra propia mortalidad debo decir que  "Somos polvo de estrellas...", algo que aprendí, en la voz de Carl Sagan viendo en mi infancia su serie COSMOS. Somos una colección inmensa y organizada  misteriosamente de átomos , que alguna vez, fueron parte de una radiante y luminosa esfera de plasma, localizada en alguna región ahora desconocida y muy distante del cielo, somos parte de estrellas que murieron y de cuyos restos, estamos hechos...el azar vagando a través de miles de millones de años...nos formó a partir de este polvo, nos hizo como especie y mucho después, en algún punto del tiempo, el amor se inventó como mecanismo para preservar nuestra existencia, el sacrificio de los padres como fundamento para la construcción de un futuro mejor para los hijos. Un aforismo reza e ilustra lo anterior, que: "no sabemos lo que es el verdadero amor, hasta que en un momento dado, nos convertimos en padres..", el instinto de supervivencia como especie que tenemos, nos lleva a sacrificar nuestra propia existencia en beneficio de las nuevas generaciones y en ellas persistimos como un recuerdo que poco a poco se va diluyendo en el transcurrir del tiempo...y que muy a pesar de todo, nunca dejamos de tener la impronta del pasado...hoy sabemos que en nuestro cuerpo, codificado en la mas profunda y básica de su estructura, esta el ADN...la molécula de la vida..allí esta nuestra forma corpórea codificada con el recuerdo de muchas generaciones de personas que nos precedieron, nuestra familia ancestral...me pregunto si ese amor se encuentra impreso en esa molécula. Ya lo dijo KIPP, el robot inteligente de la película de la cual trata esta entrada "Tercera Ley de Newton..la única forma de avanzar de los seres humanos, es dejando siempre algo atrás..." ; supongo que ese "algo" va siempre más allá del ADN.

INTERESTELAR, es una gran película, sabe hilvanar muy bien a través de una historia que involucra monstruos reales como agujeros negros, un drama que amarra a la familia, el sacrificio, la humanidad, la ciencia en general y nuestra propia mortalidad. Con la física, tiene sus fallas y sus aciertos, pero eso si, son muchos más los aciertos que las fallas...solo ver a través de los ojos de la imaginación de una forma más o menos realista un agujero negro por primera vez paga la película y por cierto no es algo nimio. Para mayor referencia al respecto sobre los avances científicos en este tema, debo decir que mucho después de la película, en el 2019 el proyecto EVENT HORIZON TELESCOPE  logró armar la primera imagen de un agujero negro,  localizado en una galaxia elíptica llamada  M87  ,con una masa estimada en cerca de 6.500 millones de masas solares y a más de 50 millones de años luz...que para darnos una idea de lo supermasivo que es, en contraste podemos decir que el agujero que se encuentra en el centro de nuestra propia galaxia, tiene alrededor de 30.000 masas solares, una cifra seis órdenes de magnitud más pequeña... 

Al final del cuento, sentimos que es el drama lo que nos identifica, no es la fidelidad científica ni los efectos especiales lo que captura nuestra atención (aunque sea importante en la linea argumental),  aquellos que son padres seguramente se sentirán aún más identificados con Cooper y Murph.. padre e hija;  ya lo dije en el principio en mis dos pequeños fotogramas...el protagonista central es siempre el amor, expresado hacia nuestras familias y seres cercanos, en un grácil y fuerte bucle, tan fuerte que persiste siempre,  podríamos hablar de su huella en  registros luminosos de papel o de una pequeña pero grandiosa molécula que llamamos  ADN..pero en definitiva es el amor, ese  hilo conductor  que como una corriente eléctrica y ondas gravitatorias, fluye y nos une a través del espacio y el tiempo desde el principio del universo y quien sabe si hasta su propio final, más allá de nosotros mismos.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

SOBRE ACUERDOS Y SOBRE LA PAZ...

"Nunca ha habido 
una buena guerra,
ni una mala paz..."
Benjamin Franklin

La primera vez que escuche hablar de paz, como concepto, fue en la época del ahora ex-presidente Belisario Betancur; en el periodo comprendido entre 1982 y 1986...tenia en ese entonces once años y vivía en lo que consideraba el centro del universo, un pueblo pequeño llamado Maicao. Mi padre nos había comprado a mis hermanos y a mi; un libro grande lleno de  mapas, se llamaba Atlas Universal de la Editorial Aguilar; en la portada sobre un fondo negro, se recortaba el globo terráqueo visto desde la luna y entre sus hojas, ubicando a mi querido país Colombia, muy en el norte, sobre la península de la Guajira, estaba marcado con un pequeño punto negro,el municipio de Maicao. Cursaba en ese entonces mi cuarto de primaria, Belisario era presidente y su lema era la paz, así que la consigna educativa era ambientarnos, fue asi que nos pusieron a pintar palomas blancas con la rama de olivo en el pico, como símbolo de lo que se venia. A los once años, mi vida transcurría entre el colegio y la casa, juegos con mis hermanos, algunas miradas al cielo en los ratos de ocio, correr a la tienda en la esquina para comprar alguna cosa para el almuerzo...tareas y lecturas obligadas...era ajeno al mundo exterior, como debe ser la vida para un niño, así que no entendía lo que podía significar esa paloma o el blanco de una bandera izada al viento, ¿que idea es esa de la paz?..a esa pregunta, no tenia ninguna respuesta...aun.

Mas tarde comencé a enterarme que mi país, existía en constante lucha, no tenia que ir muy lejos para saber que el pueblo en que pasaba mi infancia, a pesar de lo alejado, no era del todo tranquilo...recuerdo una noche cuando jugando con mis hermanos en la terraza de la casa, mientras mis padres conversaban, sentados en sus mecedoras...escuche ráfagas de ametralladoras que sonaron desde dos o tres cuadras, era muy cerca y algunas de esas balas marcaron las paredes en las casas vecinas, no paso un segundo cuando ya mis padres nos habían llevado  con prisa a buen resguardo, en la sala de la casa, agachados contra el piso, gritando siempre que estuviéramos acostados contra el piso estuvimos algunos minutos, mientras todo eso pasaba...no sentí, ningún temor...solo obedecí al igual que mis hermanos. Las habladurías del día siguiente contarían que hubo un enfrentamiento entre el ejercito y alguna banda insurgente.

Para 1985 estábamos viviendo mis hermanos y yo, de manera transitoria,  en casa de mi tía  en Barranquilla, llegaba del colegio con mi hermano y mientras colocaba los libros en una silla, el noticiero del mediodía, mostraba las imágenes de la toma del palacio de justicia, un tanque disparando, gente corriendo y el ejercito disparando. Supongo que para mi y toda mi generación, fue una noticia mas...las dimensiones del hecho no las vería, si no con el paso de los años.

Viví la violencia del narcotrafico mientras estaba en la Universidad y el para-militarismo mientras comenzaba mi vida laboral...alguna vez, mientras estudiaba en la Universidad del Atlántico, durante el transcurso de una de las clases, entro un estudiante gritando "Meeting!!! Meeting!!! en la  cafetería por la tarde!!!"...después me entere que hacia un llamado para una reunión estudiantil que casi siempre, precedía alguna confrontación en las calles, con piedras y botellas de gasolina. Todos los días, venían noticias de bombas explotando en Medellin, policías asesinados, el Palacio de Justicia, Lara Bonilla, el asesinato de Cano, la bomba en El Espectador...el DAS...una época que para mi, fue muy alegre en mi burbuja universitaria, para muchos en mi país...era la noche mas oscura.

Nunca tuve una conversación con mi padre, en cosas trascendentales como estas que hoy debatimos con tanto ahincó, nunca filosofamos juntos, cosas como la Paz o la Guerra, pero recuerdo cuando vio por primera vez que Uribe se lanzaba a la presidencia, me dijo que no le gustaba porque tenia los ojos de un loco, "se ve cuerdo, pero esta loco.."  me dijo. El la tenia clara.. sabia que Uribe ganaría con el discurso de la guerra, ya habíamos pasado a Pastrana del cual tenia en el concepto mas bajo que reafirmo con el pulso firme del Caguan, aunque debo reconocer que Uribe hizo el simil de Santos, pero con los grupos paramilitares, logro su desmovilizacion, plagada de errores, extradiciones y defectos... con todo eso, a la larga, creo que fue mejor que no hacerlo. Pero en fin, muy a pesar de no haber tenido esas conversaciones, del carácter y forma de ser de mi padre, así como de algunos de sus dichos...si pude inferir en resumen , que mi papa, era partidario del dialogo,  tenia como dogma fundamental en cuestiones de negocios, la máxima que alguna vez en confianza me lego como:."Mas vale un mal arreglo, que un buen pleito...", esas palabras las volví a escuchar en boca del negociador del gobierno Santos en la Habana, el Sr. De La Calle. Yo soy de la opinión, que tenemos que intentar y apostar por un cambio, hay que terminar estos conflictos que aquejan a nuestra nación y que tanto perjudican el futuro de todas las generaciones que ahora están creciendo, una generación que aun no es consciente del entorno en que vive y que dentro de algunos años heredara de nuestras manos, espero que una Colombia sin tantos problemas, con mas oportunidades, con menos corrupción y desigualdad...creo con todo el corazón que este paso que estamos adelantando, nos acercara en esa dirección, al fin de cuentas, sea que SI o que NO...la historia habrá de juzgar esta generación y este conflicto terminara algún día...¿Porque no puede ser mañana?

Termino con las reflexiones de un amigo mio, que tomando distancia y desde su perspectiva formada en las lides del derecho y el humanismo, escribió de forma muy concisa, en un mensaje de whatsapp que ahora les comparto, unos pensamientos que en resumen coinciden con los míos propios.

"Entre los pocos intensos de este país que se han leído los 297 folios del documento de cese de hostilidades, estoy yo; el acuerdo no es de paz, como se ha difundido.. , se trata de una serie de compromisos cuyo objetivo es: iniciar algunas reformas en el sistema judicial, en el manejo de la propiedad agraria, en el tratamiento de los cultivos ilícitos y la forma temporal de acceder a la actividad política, por parte de quienes han fracasado en su intención de tomarse el poder a través de las armas, al igual que el ejército también ha fracasado en su misión de eliminarlos; pero con una elevadísima cuota de víctimas humanas, atraso en el desarrollo económico del país y beneficio para quienes proveen las armas para la confrontación y se lucran del negocio del tráfico ilícito de drogas y promueven la corrupción a todo nivel dentro de las instituciones del Estado; no es acuerdo paz, es acuerdo para crear un clima adecuado para hacer posible la reducción  del crimen organizado, sea este proveniente de los ciudadanos comunes o de los funcionarios del gobierno; por eso tenemos que reflexionar y participar positivamente, en el único intento concreto de iniciar  el desmonte del país corrupto en el que estamos habitando hasta hoy.

Piénsalo y decídete. Feliz día"

lunes, 8 de agosto de 2016

COMO LAGRIMAS EN LA LLUVIA...

I've seen thing you people, wouldn't believe...
Con el pasar de los días, pocas veces razonamos sobre esos momentos atados a decisiones que cambian de rumbo la trayectoria de vida que llevamos, pasamos cada instante, semanas, meses y años en piloto automático, con pocas pausas o aún más sin detenernos y sentarnos a reflexionar sobre el pasado. Se dice de Sir Isaac Newton que tuvo su epifanía sobre la gravedad cuando vio caer una manzana y en otra época pretérita un tal  Flavio Valerio Aurelio Constantino, conocido en la historia como Constantino I El Grande, tuvo la suya, según cuenta la leyenda a través de un sueño cuando la noche previa a la batalla del puente Milvio contra Majencio en el año 312, vio con el símbolo de la cruz en su onírico cielo azul , una leyenda que decía: "In Hoc Signo Vinces", - "con este signo vencerás". y efectivamente ganó, poco después de colocar el símbolo en sus estandartes de guerra; con su victoria no sólo consolidó su imperio sino el futuro del mundo occidental a través de la fuerza moldeadora de una creencia antes perseguida y mirada con oprobio y desdén, El Cristianismo. No deja de ser paradójico, que ese papel se subvierte siglos después al convertirse ellos mismos en los perseguidores y opresores, en una nueva época de renacimiento científico. Los matemáticos han bautizado a esos cambios, como "puntos de inflexión"...y los asimilamos como eventos que vistos en retrospectiva, influyen en gran manera, sobre nuestro futuro y el de los demás, dicho sea de paso.

En 1968,  Philip Kindred Dick, un escritor de ciencia ficción,  escribió una corta historia, sobre un futuro distópico, donde la humanidad está en pugna con una de sus creaciones robóticas e inteligentes utilizadas como esclavos;  el cuento lo denomino "Sueñan los Robots con ovejas eléctricas?" y fue adaptada en 1982, por Ridley Scott en una de las que se convertiría más tarde en una de mis películas favoritas, BLADE RUNNER, protagonizada por Harrison Ford con el rol de Rick Deckard, el cazador y Rutger Hauer en el papel del robot llamado replicante  Roy Batty; ya cerca al final de la película, en el clímax de una lucha prolongada, Roy Batty salva la vida de Deckard,  pero el replicante, fruto del combate, está herido y pronto a morir pronuncia con lo que podríamos asimilar como un sentimiento de tristeza y aceptación, unas pocas palabras que inspiran esta entrada y que evocan muchas reflexiones en mi, sobre nuestras vidas y el impacto que tenemos sobre las vidas de aquellos que conocimos y otros que quizás nunca conoceremos. 
"I've seen thing you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched c-beams glitter in the dark near Tannhauser Gate. All those moments will be lost in time, like tears in rain...time to die.."

En español, se podría traducir un poco literalmente como: "Yo he visto cosas, que ustedes humanos, no creerían: naves de ataque en llamas en el cinturón de Orión, he visto rayos-C centelleando en la oscuridad cerca de las puertas de Tannhauser...todos esos momentos, se perderán en el tiempo...como lágrimas en la lluvia...es hora de morir".  El contexto de estas palabras puestas por Mr. Philip en boca del replicante Roy, es importante y trasciende la novela para convertirse en objeto de culto, motiva e inspira, aún hoy en día a muchas investigaciones éticas, evocando un poco también a Mary Shelley y el revuelo que la hizo famosa con su novela FRANKENSTEIN O EL MODERNO PROMETEO. El afán humano en la búsqueda de la inmortalidad o el reconocimiento de la huella que nuestra existencia deja en la historia, ciertamente esa última frase, me puso a pensar bastante sobre lo que vivimos, lo que somos y hacemos, todo aquello que construimos y que el tiempo inexorable se encargará de borrar...efectivamente. En una visión pesimista,  "todas estas cosas, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia".

Mi abuela, Petronila Montero Montero,  la madre de mi padre...falleció hace pocos días, murió en paz y en compañía de su familia, mientras se inauguraban las Olimpiadas 2016 en Río de Janeiro... fueron sumados sus días sobre esta tierra ignota la totalidad de ochenta y ocho ciclos solares terrestres, nació con los albores del siglo pasado en 1928 y fue a su vez fruto del vientre de otra buena mujer cuya memoria, el viento del tiempo aún no ha borrado de las arenas del recuerdo, mi bisabuela Maria Montero Valdez, emprendedora  y aventajada mujer para su época, quien fuera considerada por mi padre, como si fuera una madre también. Llegó a conocer mi bisabuela de este mundo historial, como diría ese gran filósofo vallenato Juancho Polo Valencia,  poco más de cien años, cuando vio  la luz con la primera década del siglo XX y partió al cielo infinito, hace cerca de dos años, no sin antes haber conocido, para su fortuna y la nuestra a sus tataranietos, Aleksei, Vielka y Alonso.

Paralelamente, en esa misma época, alrededor de 1900, en las riberas del río magdalena, en una tierra conocida como la Villa de Santa Cruz de Mompox,   mi bisabuelo Pablo Villar, contrajo nupcias con mi bisabuela Mariana al parecer de ascendencia española, según cuenta mi madre, de esa unión poco después, nacería mi abuelo José Fernando Villar o Del Villar, según sea el caso, porque en esas épocas, era posible acomodar los apellidos, sin tantos problemas como podríamos tener hoy con la Registraduría Nacional del Estado Civil. Se casó con mi abuela, Raquel Mejía a principios de los veinte y con ellos nace el germen de la línea materna que ilustra otra rama familiar extensa y rica en historias...vivieron gran parte de sus días en la finca Las Delicias, siempre en paz.

Los eventos que llevaron a la unión de esas dos ramas y que hoy son un gran árbol, para mi son una gran incógnita, aunque detalles de esa historia se alcanzan a filtrar de tanto en tanto.  Inició una parte de esa historia, con mi bisabuela María, cuando una mañana cualquiera de 1923, decidió migrar de su terruño natal, con la ilusión de buscar y asegurar un futuro mejor para sus hijos a las tierras del Magdalena.   Embarazada como estaba y con mucho valor, muestra de su carácter férreo, comenzó un recorrido que según narra mi tío abuelo José Alfredo Vence, hizo a lomo de burro, desde su hogar natal  El Molino (Guajira) hasta Fundacion (Magdalena), fueron poco menos de doscientos agrestes, calurosos, peligrosos y a veces polvorientos kilómetros, cuyo trasegar se ha perdido de la historia familiar, en su pueblo solo dejó antes de partir, su casa bien cerrada,  la puerta quedó bloqueada por un pesado tronco de madera, para nunca más volver. Con ella comenzó una diáspora de los Montero Valdez...familia numerosa y de vieja data cuyos orígenes tal vez se puedan rastrear desde la fundación del pueblo en los años 1600,  encomendada al licenciado Don Pedro Beltran Valdez, quizás el primer ancestro,  por el Gobernador de Santa Marta de ese entonces.

Mis abuelos, fueron gente campesina y humilde,  tal vez no hicieron grandes contribuciones a la ciencia como Sir  Isaac Newton o en política como Gaitán, pero sembraron en sus hijos y los que vinieron el amor por la familia y el sacrificio por su bienestar y eso tiene un valor muy grande, tomaron esa decisión y la llevaron adelante contra todo y todos. Nacieron en una época de grandes turbulencias, vivieron su tiempo en una región donde no había muchos caminos y pocas comunicaciones, a principios del siglo XX, colombia vivió una cruenta guerra civil llamada "de los 1000 días", poco después en 1914, estalla una Guerra aún más bárbara en Europa, continente lejano y desconocido para ellos, pero cuyos ecos se sintieron en las Américas... días de la United Fruit Company, en 1928 y la masacre de las bananeras asi como el asesinato del Caudillo Jorge Eliécer Gaitán en 1948, que acabo por encender una conflagración de violencia que aun padecemos.. y mientras todas estas cosas sucedían...sus vidas transcurrían con sus propias inflexiones, creciendo y propagándose en el tiempo...

En el sepelio de mi querida abuela, todas estas cosas pasaron por mi mente, muchos pensamientos gracias a el encuentro con la familia, los amigos de la infancia y el conocer de primera mano, anécdotas de mi bisabuela y mi abuela..como aquella que conto mi tio abuelo José Alfredo, donde nos ilustro un buen método pedagógico para corregir a sus hijos infractores, quienes tratando de huir del castigo se iban como la iguana "cayendo y corriendo" de la casa, pero ella con inteligencia profética, sabiendo que seria imposible alcanzarlos, sentenciaba..."Aquí tienen que venir a dormir...", más tarde esa noche, los incautos, creyéndose a salvo, se acostaban tranquilos en la hamaca y mi bisabuela, astutamente con destreza,  empleaba a fondo la aguja y el hilo cosiendo con mucho cuidado la hamaca, para no despertar a los felices amigos de morfeo..al terminar el proceso, blandiendo su famoso chucho, sendos planazos daban cuenta de una buena zurra  a los infelices traseros evasores , encerrados firmemente como capullos de crisálidas con el abrazo constrictor de la hamaca...sobra decir la cascada de risas que el ingenioso y efectivo castigo genero en la audiencia..


De mi infancia compartida con mis hermanos en su finca La Aurora, muchos gratos recuerdos, mi hermano Gregorio, se explayo en mencionar algunos:

"Eso si eran delicias de la abuela y muchas más delicias  empirismo y pragmatismo puro en los negocios y el cálculo de hectáreas  fanegadas hectáreas, nadie le ganaba ( ahí aprendí los conceptos y dimensiones de la tierra , en algún momento me gustaba la agronomía)  y sus concejos igual de prácticos, la Aurora, el almanaque Bristol  la guerra de hamacas y abordaje pirata  los sempiternos partidos de fútbol,  los cuentos del monte de espanto,  la lamparita, la Unión familiar en diciembre,  la gente de fundación maicao , Barranquilla todos a despedir y celebrar un año más...  tiempos idos añoranzas el baño en la tapa  la rosa de yuca , nuestros pininos no muy exitosos de comerciantes vendiendo patilla de la torpeza en montar un burro pero algo hacíamos nosotros los citadinos  de la lejanía de los cerros y sus parajes tal cual los describe García Márquez. Pesadas rocas como huevos de dinosaurio y sus límpidas y cristalinos charcos, amaneceres de la Aurora  con la silueta al oeste de la imponente Sierra nevada , supongo que de las nuevas generaciones nos corresponde reunir a la familia encontrar nuestras raíces y perpetuar lo que nos enseñaron los abuelos he dicho"

Mi hermana Ana Maria, muy gentilmente nos compartió este texto, que fue leído en la solemne misa y el cual también transcribo:

INOLVIDABLE ABUELA 

Hoy mis pensamientos vuelan a la aurora mágica
Con la certeza de encontrarte más cerca de mí.
Segura de que No son solos los míos, sino los de toda tu familia
y los de todos aquellos que tu tiempo pudieron compartir.
Porque tu riqueza fue el vivir sin ataduras.
Confiada en que a paso firme todo podías conseguir.
Y conseguistes...ohh si conseguistes...
Nuestro amor y nuestro respeto con el sello indeleble de que siempre será así.
Volver a Fundación es retroceder a nuestra infancia,
Regresar a tu aurora Y a sus noches estrelladas,
A las mañanas contemplando absorto la Nevada,
A su aroma de café Y a su sabor de yuca con suero o harinosa
como mi abuela bien le sabía decir.
Siempre con tus dichos de sabiduría atávica
Siempre con respuestas y soluciones para todo aquel que necesitaba de tí.
Porque fuisteis para nosotros el más grande ejemplo
de templanza y buen vivir.
Cosechando cada día y sin pausa
Los frutos que hoy presentes están aquí.
Más yo... Fruto de tu cosecha
Bien pude aprovechar cada gota en mis idas y venires.
Porque aún sabiendo hoy de tu partida
Se que habrán muchos otros lugares para encontrarte y compartir.
Hoy que ya descansas junto a tu madre y tu hijo
Tú para nosotros siempre estarás aquí...
Entre la aurora y el firmamento.

Ana María
Con mucho amor para mis tíos, hermanos y primos. Y amigos presentes

He de concluir entonces mis amigos, que somos nosotros todos, puntos de inflexión, desde el primero hasta el último y como el símil del árbol cuyas raíces están tan lejanas en el tiempo, también vemos con esperanza, como florecen y se proyectan hacia el futuro nuevas y más fuertes ramas...cada momento en nuestras vidas se ve reflejado como todas esas gotas, que caen en la lluvia, sabemos con certeza que muchas se disolverán y perderán..pero con cada una de ellas, con su inflexiones y consecuencias, algunos de esos ecos de vida, perduraran en el tiempo. 




viernes, 27 de mayo de 2016

BIG FISH y mi Padre

Protagonizada por Ewan McGregor y Albert Finney, es el titulo en ingles de una excelente pelicula que salio en 2003 y cuyo guión es basado en un bestseller del mismo nombre escrito por Daniel Wallace; aún no he podido leer el libro, pero a la primera oportunidad que tenga, con plena seguridad que lo haré; al fin que debo seguir siendo fiel a mi máxima predica "Un buen libro, es siempre mejor que una buena película"  y no me voy a perder ese placer. Pero sobre todas esas motivaciones está el hecho de lo mucho que la historia, me recuerda a mi padre... 
Creo que es cierto que nunca alcanzamos a conocer a las personas, al fin de cuentas, no alcanzamos ni siquiera a conocernos a nosotros mismos, mas sin embargo, llevando un poco las cosas a nuestro entorno primigenio ocupado por nuestros padres, tambien pienso que es igualmente cierto que muy probablemente, a pesar de ese poco conocimiento que tengamos de  sus vivencias; podemos llegar a cerrar un poco esa brecha, con  algo de paciencia, si nos damos a la tarea de documentar todas esas anécdotas familiares..sobre todo, aquellas referidas  a  los años previos a nuestro nacimiento, esos que permanecen tras un velo de misterio, porque obviamente, no existiamos; puede que si contamos con mucha suerte, podamos,  correrlas un poco un día cualquiera y atisbar con la curiosidad de un niño, tal vez al calor de una cena familiar, una fiesta o simplemente bajo un árbol de matarraton con buena sombra en el patio de la finca de los abuelos.

Dicho estas cosas, Big Fish; en mi concepto, es el reflejo de estos pensamientos, un gran y épico viaje de descubrimiento, que el hijo tiene de su padre y como un link en el argot programador, me direcciona al tema de esta entrada,  que en esencia es un reencuentro con mi padre y  nace de los recuerdos compartidos que sobre el he acumulado, cuentos que rayan en leyendas familiares, muchas de ellas contadas por los que fueron sus amigos, otras por mis tíos y la familia en general...todas y cada una, adornadas con sus particularidades  y que muestran un poco su carácter, su forma de ser, lecciones sobre cómo enfrentar las cosas, los problemas de la vida,   en algunas de ellas se manifiesta un pensador o filósofo,  en otras el guerrero, el mercader, el consejero o un palabrero (especie de conciliador en la Etnia Wayuu de la Guajira); de cada una de esas facetas aprendo un poco más acerca de quien fue mi padre...tal cual Big Fish.

Escenas que pudieron ser tomadas de una película, como aquella ocasión, en la que mi papa por defender alguna causa perdida, después de una trifulca, tiene como pena unos días de cárcel y para sacarlo, el juez de turno solicitaba una fianza por los daños ocasionados, una multa según mi deducción bastante alta, supongo que diseñada para que literalmente pasara todo el tiempo bajo la sombra de los barrotes... a pesar de todo, su compadre del alma, un inmigrante de origen libanés, sin chistar pidió el monto de la sanción y unas horas más tarde, con voz retadora se presenta en la estación de policía con un cajón lleno de billetes..."...nojoda!!!, tomen esa vaina, cuenten y saquen a mi compadre!!!".   todo porque había que seguir la parranda y mi papa no se la podía perder....O la ocasión en que apostó con un gran comelon, "Quien era el comelon mayor"...y con ese pretexto, bajo la mirada escrutadora de otros tantos compinches parranderos que muy gustosamente  servirian "ad-honorem" sus oficios como jueces, armaron un gran zafarrancho; el ring, escenario de la confrontación era la finca del contendor, emulando tal vez un versión Maicaera o Macondiana según el gusto, la gran novela de Rabelais, "Gargantua y Pantagruel", dos titanes, maestros sibaritas por excelencia del buen comer y beber, se enfrentaron sin cuartel, luchando a tenedor y cuchillo tendido contra arroz blanco, yuca cocida, postas de bocachico, pollo  y chicharrón, todo ello acompañado de sendas bandejas de bollo limpio, suero, picante y el nunca bien ponderado y alabado sancocho con cabeza de cerdo... la lucha se prolongo por varias horas, cada uno sentado sobre un extremo de un gran mesón,..hasta que el hartazgo se apodero del compadre, quien con la comida hasta el gaznate dirían algunos, rinde la bandera y mi papa se alza con el oro del vencedor...ya una vez seguido del obligado descanso y respondiendo a las preguntas técnicas de rigor, sobre el secreto de su victoria mi papá con la sonrisa de oreja a oreja les dice "Hombee!!! es que el compae, comenzó mal...se empaco primero el sancocho y dejo de ultimo el seco!!, pa' que sepan y no se les olvide, primero va el seco!! de ultimo la sopa, no ven que la sopa llena primero?!!!"  silencio y carcajada batiente se cierne sobre el condumio ante tan magistral respuesta.

Nuestros padres son los primeros y más grandes héroes, tanto al principio como al final de nuestro camino. De mi padre, guardo muchas memorias, su afán por ser mejor, sus peleas y desencuentros pero sobre todo, el amor por su familia y por lo que ello significaba, muy a pesar de las recompensas que se pudieran derivar de ese amor. recuerdo mucho, su gusto por la lectura y su favorito...EL PADRINO de Mario Puzo, donde a pesar de lo maloso que pudiera ser Don Vito Corleone, tal vez ese sentimiento familiar, el saber que también tienen parentela, con hermanos, hijos y demás, les convierte en seres más sensibles y protectores pero sobre todo...esa filosofía de vida del Padrino, donde la familia era primero y el papel que los amigos desempeñan en ella. Si existiera un lema, una frase que expresara su modo de vida o su pensamiento alrededor de lo que pensaba o lo que creo que creía...tal vez seria:  "AMIGO DE SUS AMIGOS"

Recomiendo esta película a ojo cerrado, estoy seguro que muchos nos sentiremos atrapados por esa identidad, el sentimiento de ver a través de los ojos de otros, esa figura cuya sombra, se extiende a través de toda nuestra existencia.

Como colofón a esta entrada, debo decir que, al documentarme más sobre la película, me he enterado que no soy el único a quien el libro ha tocado en la admiración por los padres, comenzando por el propio escritor, quien se basa en las experiencias que tuvo con su padre para plasmar el libro, seguido del guionista y el Director Tim Burton, también se conmovió por los recuerdos que tuvo de su padre recientemente fallecido...y evocando sus palabras, con las cuales no puedo estar mas  de acuerdo.

«Big Fish es acerca de lo que es real y lo fantástico, lo que es verdad y lo que no es verdad, lo que es parcialmente cierto, y cómo, al final, todo es verdad».
Tim Burton.